Yacimiento “El Toril”

En 1986 se realizó la primera campaña de excavación arqueológica, efectuada por el equipo de Jesús Martín Rodrigo. El yacimiento está a 1 km. del casco urbano, ocupando un promontorio rocoso en la margen derecha del río Gallo, muy cercano a la residencia “Padre Polanco”.

Por las características se puede relacionar con otros de la provincia, como el de “San Pedro” de Oliete o el “Alto Chacón” en Teruel. La parte SW del poblado está defendida por una muralla de 19 m. de longitud, 3.30 m. de altura y 1.70 m. de anchura, construida por grandes bloques de piedra colocados a canto seco y dispuestos en hiladas horizontales. La disposición de muros y la forma del cerro indican que es un poblado de calle central y a ambos lados se ubicarían las habitaciones.

La zona excavada está situada en la parte SE, mide 54 m . cuadrados y se han distinguido dos fases de ocupación. La primera corresponde a la fundación del poblado y es ibérica. Se descubrió una habitación completa de 6.70 m. por 3.60 m. y parte de otras dos. La segunda corresponde a una fase medieval cuyos muros aparecen asentados sobre niveles ibéricos. En ambas fases se emplea la misma técnica, que consiste en levantar dos hileras de piedra rellenando su interior con otras más pequeñas.

Entre los fragmentos de cerámica encontrados hay diferentes formar de vasijas. Destacan dólias, cuencos y olla globulares con bordes vueltos de sección triangular conocidos también como de “pico de pato”. La decoración es color rojo vinosos, abundando los círculos concéntricos, bandas horizontales, semicírculos y líneas onduladas.

toril


Share This