GASTRONOMÍA

La gastronomía de la Sierra de Albarracín, siempre a estado muy ligada a los productos que ha ofrecido la tierra a sus habitantes, recordemos que esta zona ha sido predominantemente agricultora y ganadera y por ello se aprovechaban los alimentos que se cultivaban en el huerto, la carne de los animales que se tenían en los corrales, cabras, gallinas, ovejas, cerdos , la carne de caza, los frutos que daba el bosque, como los diferentes tipos de setas, etc

Todavía hoy sus pueblos guardan el sabor del pasado, ese carácter que tienen los platos serranos. Recetas que han pasado de generación en generación, que surgieron del carácter y forma de vida de sus vecinos y que muestran la identidad gastronómica de nuestra comarca.

Algunos de estas tradicionales recetas pueden todavía degustarse en muchos de los establecimientos de la zona, ofreciéndose también esta cocina tradicional, en comidas de vecindad, celebradas en fiestas, eventos.

Entre esta cocina tradicional encontramos, las gachas, las migas de pastor, los gaspachos, las sopas de ajo, las calderetas de carne, variedades de potajes y cocidos, muchos de estos platos eran elaborados por los pastores, o serradores de pinos que como sabemos por las circunstancias de su trabajo debían de pasar días y noches en el monte, por lo que necesitaban comidas contundentes que les aportaran fuerzas y les ayudaran a calentarse.

Como regla general, la cocina iba ligada a las estaciones, aunque no tanto como antaño hoy en día también ligamos nuestros platos a las diferentes estaciones, las comidas más contundentes como potajes, cocidos, calderetas, para el invierno, ya que tienen más nutrientes y hacen que el cuerpo entre el calor más rápido en una zona donde los inviernos son duros.

Muy tradicional en toda la Sierra de Albarracín y que marcaba el inicio de la estación más dura, era el matapuerco( matanza del cerdo/matacía), en que se elaboraban los alimentos que servirían de alimento a las familias durante el invierno, chorizos, longanizas, morcillas, jamones… y como no el frito o conserva. Todavía hoy muchas familias elaboran estos productos de la forma tradicional.

En Orihuela tenemos la suerte de contar con dos carnicerias que nos ofrecen todos los productos del cerdo, elaborados de forma artesana, que deleitan nuestro paladar.

En en día podemos añadir a nuestra variada gastronomía otros productos como los embutidos de caza, chorizos, longanizas, patés de gamo corzo, ciervo, quesos de cabra, oveja, mermeladas de todo tipo, etc


Share This